lunes, 12 de enero de 2015

El negocio de los Castro con los médicos cubanos

La de Ecuador no es la primera misión médica que cumple la nefróloga cubana Mirian Torres Garbey, de 64 años. “Antes he estado en África, Zimbabue, Europa”. Y en los meses previos a su llegada al país era la jefa territorial del Servicio de Nefrología Pediátrica en Cuba. “Yo vine aquí a cooperar, vine a ayudar”, dice. Desde el 2012, Mirian se integró al hospital Francisco de Ycaza Bustamante, de Guayaquil. Lo hizo mediante un convenio bilateral que firmaron el entonces ministro (e) de Salud de Ecuador, Miguel Malo, y el embajador de Cuba, Jorge Rodríguez.

No hay comentarios.: