viernes, 23 de octubre de 2015

La CORRUPCIÓN devora al Partido Comunista Chino

Pocos identifican hoy en día al comunismo chino con la austera ortodoxia marxista. Por el contrario, China es vista como el ejemplo clásico de un país comunista que tomó un camino pragmático, abandonando un poco el purismo marxista para convertirse en una superpotencia económica, un gigante exitoso en un mundo capitalista. Pero parece que hay ciertos límites que ni siquiera el pragmático comunismo chino quiere cruzar. Y uno de ellos es el del golf, deporte burgués por excelencia. El Partido Comunista Chino (PCC) prohibió a sus 88 millones de integrantes unirse a clubes de golf, en la más reciente actualización de su código disciplinario.
ARTÍCULO COMPLETO

No hay comentarios.: